Ud. está aquí: Opinión Columnistas Fidel Castro: un antes y un después (2 de 3)

Fidel Castro: un antes y un después (2 de 3)

E-mail Imprimir PDF
hector

Tras el triunfo revolucionario, el nuevo presidente del país Manuel Urrutia, designa al liberal Miró Cardona como primer Ministro, el 5 de enero de 1959 al frente de un gobierno de transición de corte moderado y composición heterogénea que aspiraba a aglutinar a los distintos grupos políticos del país, (con presencia de ministros del movimiento 26 de Julio) Estados Unidos reconoce este gobierno dos días después: Urrutia nombra

a Fidel Castro Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y le encomienda la tarea de reorganizar los institutos armados de la Republica.

Desde el principio de este proceso, el líder de la revolución al asumir estas funciones anuncia que su principal objetivo era reasumir aquellas medidas que se proponían aplicar si el asalto al cuartel Moncada hubiera prosperado, entre las que se contemplaban: La reforma agraria, la instauración de la constitución de 1940; la confiscación de los bienes usurpados por la dictadura, así como la participación de los obreros en los beneficios de sus empresas. Con el inicio de esta nueva etapa son implementados los tribunales revolucionarios, los cuales se encargaban de juzgar a los militares de la Dictadura de Batista y a sus colaboradores, en esta dirección resultaron condenados al paredón de fusilamiento un número indeterminado de los procesados que eran considerados culpables por estos organismos populares de la revolución.

Producto de estas acciones de los tribunales revolucionarios, se generaron duras críticas en influyentes medios de comunicación internacionales (sobre todo norteamericanos) que acusaban a estos organismos, entre otras cosas de perseguir y condenar por motivos políticos, en estas circunstancias el gobierno revolucionario implementó la “Operación Verdad”, la cual concomitantemente con la creación de la agencia cubana de noticias “Prensa Latina”, la operación contaba de dos actos fundamentales; una concentración de alrededor de un millón de ciudadanos en apoyo a las medidas, con la presencia de 380 periodistas norteamericanos y de Latinoamérica, el 21 de enero de

1959 ante el palacio presidencial de la Habana y la celebración de una rueda de prensa al día siguiente en el hotel Habana Riviera, para que la prensa internacional planteara preguntas al Primer Ministro Fidel Castro. Los aspectos más cuestionados de las ejecuciones por la prensa internacional era la forma empleada, ya que algunos juicios se celebraban en estadios multitudinarios y algunos fueron televisados.

En su discurso del acto del día 21, Fidel propone por primera vez a su hermano Raúl para sucederle en el cargo, en caso de que a él le sucediera algo.

El 23 de enero de 1959 viaja a la capital de Venezuela, donde pronuncia un discurso en el acto central de conmemoración del primer aniversario del derrocamiento de Pérez Jiménez, en la Plaza Aérea del Silencio. Al día siguiente es recibido en el Congreso Venezolano, también visita la Universidad Central (con la presencia del poeta Pablo Neruda).

El día 24 se reúne con el recién elegido presidente Rómulo Betancourt. El 7 de febrero de 1959, el gobierno promulga la ley fundamental de la Republica, que mantiene vigente los postulados básicos de la constitución de 1940. El 13 de febrero, ante las fricciones que se producían en el interior del gobierno, varios ministros argumentando lo insostenible de la situación, plantean a Castro asumir la función de Primer Ministro.

El 16 de febrero, Fidel Castro fue nombrado en ese cargo por el presidente Urrutia. Entre el 15 y el 27 de abril realiza un viaje de buena voluntad a los Estados Unidos, en visita no oficial a invitación de la Asociación Americana de Editores de periódicos, no obstante, el 19 de abril se entrevista con el Vice-Presidente Richard Nixon, en su despacho del Capitolio, el presidente estadounidense, no obstante Eisenhower se excusa por no recibirlo, aduciendo su participación en una partida de golf.

Durante su estancia en la ciudad de Washington participa en diversos homenajes, visitando los monumentos a George Washington, Tomas Jefferson, Abraham Lincoln y la tumba del soldado desconocido en el cementerio nacional de Arlington. Es invitado a Lawrenceville School en Nueva Jersey, así como a la Universidad de Princeton y a la de Harvard. Llega a Nueva York el día 21 donde se entrevista brevemente con el Secretario de las Naciones Unidas, Dag Hammarsk Jold, además de ser objeto de un multitudinario mitin en el Central Park, el día 24 finaliza su viaje con una visita a Houston Texas.

El 2 de mayo de 1959 viaja a Buenos Aires, donde pronuncia un discurso en el Consejo económico de los 21 donde propone la creación de un Mercado Único Latinoamericano, también visita brevemente a Uruguay, Canadá y Brasil. El 17 de mayo se decreta la primera ley de Reforma Agraria, firmada en Sierra Maestra, que confiscó todas las propiedades de más de 420 hectáreas de extensión.

De forma simbólica la primera propiedad expropiada fue la de su propia familia, además fueron creados organismos de nuevo tipo, como el Instituto Nacional de Reforma Agraria (del cual fue su primer presidente) otras de carácter cultural como la Imprenta nacional de Cuba (fundada el 31 de marzo) y el Instituto cubano de Arte e Industria Cinematográficas (fundado el 24 de marzo).

A mediado de julio de 1959 dimite del cargo de Ministro, planteando que sus diferencias con el presidente ponía en peligro el proceso revolucionario, lo que motivó una masiva exigencia popular para que le reincorporara el cargo, forzando la renuncia del presidente Urrutia el 17 de julio. El nuevo presidente de la Republica Osvaldo Dorticós lo vuelve a nombrar primer ministro el 26 de julio.

Por Héctor J. Pacheco