www.dominicanoahora.com

Síguenos

Viernes, 28 de Jul 2017

Ultima Actualización:03:53:00 PM GMT

Ud. está aquí: Opinión Columnistas Al triunfo de Judith

Al triunfo de Judith

E-mail Imprimir PDF
melba

As se titula un poema de Lope de Vega, incluido en Rimas Humanas, en el siglo XVII. Sus versos son alegricos a la gran valenta de una virtuosa mujer que -segn la biblia- se convirti en herona de su pueblo.

Una mujer hermosa, decidida, educada y conocedora de su poder de seduccin, aparece justo cuando muchos de sus compueblanos estn a punto de rendirse, ante el miedo de morir de hambre y sed.

Ella se presenta ante el Consejo de Ancianos y les reclama que hayan perdido la Fe y les recuerda que no hay que perder la Esperanza.

Judith pide a Dios la fuerza necesaria para ser instrumento de liberacin: Escuchadme. Yo me propongo realizar una hazaa que se recordar de generacin en generacin entre los hijos de nuestra raza (Jud 8, 32).

La accin emprendida por Judith era una de las ms difciles de llevar a cabo: recurrir al engao, la mentira, la seduccin y cortarle la cabeza al opresor de su Pueblo.

Era una solucin demasiado drstica, contraria a la Moral, a la tica y a los Principios. Al acometerla, violentaba la Ley Universal de la Vida, aquel quinto mandamiento divino entregado a travs de Moiss: No matars.

Pero, en esa poca, varios siglos Antes de Cristo, y bajo circunstancias de opresin extrema, la encrucijada en la que ella estaba era: o arrebatarle la vida a la representacin del mal, al opresor, o ver morir de hambre y sed a su Pueblo, acorralado bajo el cruel yugo de la tirana que haba ya bloqueado la ciudad y cortado el suministro de agua.

Judith tuvo que elegir entre dos males, el menor.

Gracias a la accin atrevida y aguerrida de Judith, a su astucia, sacrificio y entrega, su Pueblo se declar victorioso. Ella es ensalzada como herona y entonces se retira de nuevo a su vida tranquila y sin sobresaltos, pero antes entona un cntico de gracias a Dios que le ha dado fuerzas para llevar a cabo tamaa accin.

Judith fue ungida para cumplir un propsito especfico: Liberar al Pueblo.

Segn este relato bblico, Judith vivi ms de cien aos, contando con el respeto y estima de su gente; y en sus das, y por mucho tiempo despus de su muerte, no hubo nadie que infundiese temor (Jud 16, 30).

Judith en el Siglo XXI
Mi cuada, Judith Valdez, esposa de mi hermano Nicols, ha decidido incursionar en la Poltica, postulndose a la Vice Alcalda para la ciudad de Moca.

Aunque en junio del ao 2014 hice pblica mi decisin de desligarme de la poltica partidaria y apostar a otras formas de servir a mi Pueblo, apoyo la valiente decisin de mi cuada.

Como he manifestado anteriormente, sigo anhelando la creacin de mejores oportunidades para una mayor participacin de la mujer en la Administracin del Estado.

Le doy mi voto de confianza porque conozco a Judith desde hace 30 aos; y s que es una persona con una gran capacidad gerencial, trabajadora, organizada, decidida, fuerte, perseverante, estudiosa, prctica, enfocada en las soluciones, clara en sus convicciones y con una frrea voluntad de defender los mejores intereses de su Pueblo.

Esto ha sido evidente, durante su trayectoria de 20 aos en los medios de comunicacin, donde la hemos visto esforzndose da a da por empoderar a la gente, para que nos decidamos a ser conscientes y hacer valer nuestros derechos como ciudadanos.

Judith se ha preparado acadmica y profesionalmente. Es Ingeniera Civil, graduada de la Pontificia Universidad Catlica Madre y Maestra; Locutora, y con una Maestra en Administracin de Empresas.

Adems, Judith es Facilitadora Internacional como voluntaria de la AFS Intercultural Programs, una organizacin educativa internacional, sin fines de lucro, que proporciona oportunidades de aprendizaje intercultural para ayudar a las personas a desarrollar los conocimientos, competencias y comprensin necesarios para crear un mundo ms justo y pacfico.

Es momento de Sanar, de Construir, Mejorar, Crecer y que sean los ms sabios de nuestra sociedad, los que ocupen los cargos pblicos.

Considero que Judith, por su preparacin, capacidad y voluntad, se convierte en la Vice Alcaldesa idnea para representar a su Pueblo, al que tanto ha defendido. Y qu mejor forma de hacerlo que desde adentro, desde la Administracin misma del Estado; y al lado de un Mdico, dispuesto y capaz, para curar a Moca.

Ahora S, Judith.

Por Melba Grulln Ubias (@melbagrullon)

http://melbagrullon.blogspot.com

Compatir