Piden a Ministerio de Hacienda desmantelar máquinas tragamonedas en San Cristóbal

Imprimir
omar-fernandez-hacienda

San Cristóbal.- Dos organizaciones de derechos humanos solicitaron hoy al director de juegos de azar y casinos del Ministerio de Hacienda, Omar Fernández, que ordene a los inspectores de esa institución la realización de operativos de desmantelamiento de las máquinas tragamonedas que funcionan en bancas de deportivas y de loterías ubicadas próximas al palacio de justicia, de instituciones públicas y privadas y centros educativos de este municipio.

La Fundación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Desacatados (AFAMIDESA) y la Defensoría de los Derechos Humanos de los Inmigrantes (DEDEDIN), revelaron que resulta extraño que los inspectores de Hacienda realicen redadas en todo el país, incluyendo municipios como Haina, pero que se muestren indiferentes ante la situación que afecta a San Cristóbal.

José Thomas, vocero de AFAMIDESA, explicó que es preocupante la proliferación de máquinas tragamonedas que funcionan en bancas deportivas y de loterías en los barrios y sectores del municipio. "A esas máquinas tragamonedas tienen acceso adultos, jóvenes y adolescentes, en especial estos últimos, que se quedan jugando cuando salen de escuelas públicas y privadas", aseguró el comunicador.

Recordó que las máquinas tragamonedas están prohibidas porque incentivan a adultos a dedicarse a la vagancia y a menores de edad a jugar dinero que muchas veces pertenecen a sus padres o algún familiar.

"En un recorrido por el municipio que realizó personal de AFAMIDESA y DEDEDIN se constató la instalación de hasta diez de esas máquinas en un mismo local que en estaba repleto de adultos, lo cual que debería ser enfrentado de inmediata por el señor Omar Fernández", consideró.

En ese sentido, AFAMIDESA y DEDEDIN anunciaron que enviaron sendas comunicaciones al presidente Danilo Medina y al ministro de Hacienda, Donald Guerrero, explicando la indiferencia del departamento que dirige Omar Fernández para evitar la proliferación de las máquinas tragamonedas en San Cristóbal.

Por José Thomas

Compatir