Ud. está aquí: Internacionales Norteamerica Trump dice que hay una “crisis humanitaria, del corazón y del alma” en la frontera

Trump dice que hay una “crisis humanitaria, del corazón y del alma” en la frontera

E-mail Imprimir PDF
trump

WASHINGTON (AP).- Tratando de sacar ventaja en su disputa con los legisladores demócratas por el cierre de gobierno, el presidente Donald Trump hizo una funesta petición televisada para el financiamiento de un muro fronterizo el martes por la noche, y afirmó que hay una “crisis humanitaria, una crisis del corazón y una crisis del alma” en la frontera.

En su primer discurso desde la Oficina Oval, Trump hizo un llamado para que se destinen los fondos por motivos humanitarios y de seguridad, en un intento de poner presión sobre los demócratas.

Trump llamó a los demócratas a volver a la Casa Blanca pare reunirse con él y afirmó que era “inmoral” que los “políticos no hicieran nada”. En las reuniones anteriores entre el mandatario y los demócratas no se ha llegado a un acuerdo.

En respuesta a sus comentarios, los demócratas Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, y Chuck Schumer, líder de la minoría en el Senado, acusaron a Trump de tergiversar la situación en la frontera y lo exhortaron a reabrir las dependencias federales que están cerradas y pagar los sueldos atrasados a cientos de miles de trabajadores.

Schumer dijo que Trump “solo utilizó el escenario de la Oficina Oval para fabricar una crisis, azuzar el miedo y desviar la atención del caos en su gobierno”.

Trump, quien desde hace tiempo se ha expresado en contra de la inmigración ilegal en la frontera, ha aprovechado las recientes preocupaciones humanitarias para argumentar que existe una crisis que solo puede resolverse con la construcción de un muro en la frontera con México. Pero sus detractores afirman que los riesgos de seguridad son exagerados y que su gobierno es culpable, al menos en parte, de la situación humanitaria.

El mandatario utilizó un lenguaje emotivo, como cuando se refirió a los estadounidenses que fueron asesinados por personas que estaban en el país de forma ilegal y dijo: “Me he reunido con docenas de familias cuyos seres queridos les fueron arrebatados por la inmigración ilegal. He sostenido las manos de las madres que lloran y abracé a los padres afligidos. Muy triste. Tan terrible”.

Trump a menudo destaca situaciones de ese tipo, aunque estudios realizados durante varios años han encontrado que los inmigrantes cometen menos crímenes que las personas nacidas en Estados Unidos.

El presidente ha discutido la idea de declarar una emergencia nacional para que pueda avanzar con la cuestión del muro fronterizo sin necesidad de obtener la aprobación del Congreso para los 5.700 millones de dólares que pidió. Sin embargo, no mencionó eso en su discurso del martes.

Con su uso de un discurso formal desde la Casa Blanca en lugar de sus predilectas explosiones en Twitter, Trump adoptó la parafernalia ceremonial de su cargo mientras trataba de salir de un atolladero político que él mismo creó. Durante semanas, ha reiterado una promesa de campaña: construir un muro “hermoso” a lo largo de la frontera de Estados Unidos con México.

El cierre parcial del gobierno llegó a su 18vo día, lo que lo convierte en el segundo más largo de la historia. Cientos de miles de trabajadores federales no reciben su sueldo y las interrupciones en el gobierno están afectando las vidas de los estadounidenses.

Compatir