Ud. está aquí: Internacionales Europa Parlamento de Cataluña aplaza reelección de líder prófugo

Parlamento de Cataluña aplaza reelección de líder prófugo

E-mail Imprimir PDF
Cataluna-parlamento

BARCELONA (AP) — Los legisladores separatistas catalanes que aspiraban reelegir a Carles Puigdemont sufrieron un revés el martes cuando el presidente de la cámara aplazó una sesión del parlamento regional e indicó que no tendrá lugar hasta que haya garantías de que las autoridades españolas "no interferirán".

La decisión del presidente parlamentario Roger Torrent se produjo después de que la máxima instancia judicial española decretó el sábado que Puigdemont, quien huyó a Bélgica hace tres meses y puede ser arrestado si regresa

a territorio español, solo puede ser reelegido si se encuentra presente físicamente en el Parlamento de Barcelona. La corte también ordenó que debe obtener un permiso del juez, que lo investiga por el intento independentista catalán, para presentarse en el parlamento.

El martes, el Tribunal Constitucional rechazó una apelación del partido de Puigdemont, lo que en la práctica deniega la petición del presidente del Parlamento de permitir la reelección sin obstáculos legales.

El retraso en la reelección deja al futuro gobierno de la próspera región en una especie de limbo. El Parlamento debía realizar una primera votación de investidura el miércoles, pero ahora no se sabe cuándo la convocará el presidente del recinto legislativo.

La sorpresiva suspensión también expuso las divisiones que hay entre los separatistas: el partido de Puigdemont fue tomado por sorpresa y el líder catalán expresó públicamente su decepción en un video publicado en una red social el martes por la tarde.

“Mis intenciones continúan intactas”, dijo Puigdemont en el video, y pidió a los legisladores separatistas permanecer unidos en el objetivo para su reelección. “No hay otro posible candidato u otra combinación aritmética posible”.

Horas antes el mismo martes, el presidente de la cámara defendió la medida de posponer la sesión plenaria, aunque reiteró que sigue siendo leal al líder catalán.

"No voy a proponer a ningún otro candidato que no sea Puigdemont", dijo Torrent. "El presidente Puigdemont tiene todo el derecho de ser investido".

"El gobierno español y el Tribunal Constitucional pretenden vulnerar los derechos de millones de catalanes y catalanas que acudieron a las urnas el 21 de diciembre, y esto no lo permitiremos", agregó.

El gobierno de Madrid celebró la decisión de las autoridades parlamentarias catalanas. Un funcionario, que habló bajo condición de anonimato en cumplimiento con las normas del ejecutivo, dijo que gracias a la presión aplicada por las autoridades y los jueces "se ha evitado que hoy se hubiera producido una burla a nuestra democracia".

Por su parte, el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, pidió al gobierno de Cataluña que no siga adelante con la candidatura de Puigdemont y opte por un “candidato limpio” que esté dispuesto a regresar a la normalidad a Cataluña, una región que cuenta con 7,5 millones de habitantes y que representa una quinta parte del producto interno bruto de España.

Puigdemont es uno de más de una docena de políticos catalanes que enfrentan posibles cargos de sedición y rebelión luego de una fracasada e ilegal declaración de independencia en octubre, la cual sumió a España a su peor crisis política en décadas.

El gobierno de Madrid asumió el control de la región al destituir a Puigdemont y a su equipo, y al disolver el Parlamento después de la declaración de independencia. Indicó que seguirá al frente hasta que un nuevo gobierno asuma el control de Cataluña.

Decenas de agentes de la policía fueron desplegados afuera del edificio del parlamento en el centro de la ciudad de Barcelona y los helicópteros sobrevolaban el área para tratar de detectar si Puigdemont intentaba aparecer clandestinamente. Los controles fronterizos también fueron reforzados en los últimos días.

Varios cientos de partidarios de la independencia de la región se reunieron en un parque cercano al parlamento, muchos de ellos portando máscaras de la cara de Puigdemont. La manifestación fue en su mayoría pacífica, aunque algunos participantes rompieron algunas barreras de la policía en el parque y llegaron hasta las puertas del Parlamento, lo que provocó algunos enfrentamientos con la policía antidisturbios.

Los manifestantes corearon consignas en apoyo a Puigdemont y a la independencia de Cataluña. La multitud disminuyó luego del atardecer, pero alrededor de un centenar de personas montaron un campamento y planeaban pasar la noche cerca del parlamento regional.

Compatir