www.dominicanoahora.com

Síguenos

Jueves, 19 de Oct 2017

Ultima Actualización:12:20:46 AM GMT

Ud. está aquí: Internacionales Europa Neurocirujano italiano pretende realizar el primer trasplante de cabeza en diciembre

Neurocirujano italiano pretende realizar el primer trasplante de cabeza en diciembre

E-mail Imprimir PDF
Servio-Canavero
Valeri-Spiridonov

El neurocirujano italiano, Servio Canavero, intentará en diciembre de este año realizar el primer trasplante de cabeza entre seres humanos, una operación radicalmente peligrosa que el mundo seguirá con fascinación.

Canavero, responsable del Grupo de Neuromodulación avanzada de Turín, se ha ganado su fama mundial a pulso gracias a una explosiva combinación de técnicas quirúrgicas sorprendentes, una gran publicidad en los medios y un buen puñado de afirmaciones contundentes.

La más chocante de estas aseveraciones llegó en 2013 cuando aseguró que pronto se podría realizar un trasplante de cabeza en seres humanos. Un año más tarde, volvió a sacudir el avispero durante una TED Talk titulada “Head transplantation- The future is now” en la que aseguraba que la primera operación de este tipo ya era posible. Ahora, el italiano se lanza a la piscina y afirma que podría realizarse en diciembre de este mismo año.

Los antecedentes de Canavero se extienden en el tiempo hasta mediados del siglo pasado, cuando doctores como el ruso Vladímir Démijov o el propio Robert White que ha servido de inspiración para el cirujano italiano y que realizaron los primeros intentos de trasplante de cabeza (y de cuerpo, obviamente) en animales como perros y monos.

Canavero considera que, más de medio siglo después de aquellos polémicos inicios, ya estamos suficientemente preparados para realizar con éxito una operación, una idea que contradice el veredicto de gran parte de la comunidad médica que considera este tipo de trasplantes una locura sin base científica.

Sobre el papel, y hablando solo de teoría, la operación ya parece de una dificultad aterradora. El cirujano requiere un equipo de un centenar y medio de doctores y enfermeras, un coste de más de 10 millones de euros y una infinidad de técnicas que aún no se han probado en humanos.

La operación es, a grandes rasgos, tal y como os la estáis imaginando… Preparar el cuerpo del donante, inducir un paro cardiaco para extraer la cabeza del paciente y conservarla a 12 grados de temperatura, unir todas y cada una de las conexiones nerviosas y vasos sanguíneos sin que el sistema circulatorio se colapse, y además conseguir hacerlo todo en menos de una hora.

Tras esta delicada y única operación, se reanimará el corazón y se retomarán las labores de “reconexión de cables”, junto con la médula espinal, algo que jamás se ha conseguido. Esta es la principal crítica, de las cientos que se pueden realizar al proyecto: ¿Será Canavero capaz de reconducir las lesiones medulares cuando la medicina actual aún es incapaz de curarlas en parapléjicos y tetrapléjicos?

El programador ruso Valeri Spiridónov que sufre una grave enfermedad genética denominada atrofia muscular espinal, será el paciente que se someterá a la operación.

Tras la intervención el paciente estará cuatros meses en coma inducido y luego no podrá moverse por un año para favorecer la recuperación. De la cirugía participarán 150 profesionales de distintas especialidades y costará 10 millones de dólares.

A pesar de la incierta situación de Spiridonov, cuya enfermedad es degenerativa y no tiene cura, las cuestiones éticas son la base más importante de este trasplante. La mayoría de científicos consideran esta operación una temeridad, pero por otro lado la vida de Spiridonov está irremediablemente abocada a un final, posiblemente en solo unos años.

Ante este conflicto moral, es difícil que Canavero y su equipo puedan encontrar un país que les permita realizar la operación por lo que tendrán que buscar alguna localización con leyes éticas más relajadas. En Estados Unidos y Europa será prácticamente imposible llevar a cabo algo así por lo que, de producirse realmente la operación, Canavero debería trasladarse a China.

Por mucho optimismo que intente transmitir el cirujano italiano lo cierto es que existen miles de cosas que pueden salir mal, con lo que, las posibilidades de éxito son muy escasas, por no decir nulas.

Compatir