Ud. está aquí: Internacionales America Latina Lina Medina, la niña de tan solo 5 años que se convirtió en la madre más joven de la historia

Lina Medina, la niña de tan solo 5 años que se convirtió en la madre más joven de la historia

E-mail Imprimir PDF
lina-medina

En las últimas semanas varias han sido las noticias que han aparecido sobre niñas de apenas 11 y 12 años que estaban embarazadas o que acaban de ser madres.

Pero, a pesar de que estas noticias van haciéndose públicas de tanto en tanto, cabe destacar que anualmente en todo el planeta son miles las menores de 15 años que se quedan en estado (solo en España alrededor de un centenar), la inmensa mayoría a causa de abusos sexuales y violaciones, muchas veces por parte de un hombre de su entorno familiar.

Existe un caso insólito, que ocurrió el 14 de mayo de 1939 en Perú, en el que una niña de 5 años se convirtió en la madre más joven de la Historia. Su nombre es Lina Media (y lo digo en presente porque todavía vive y está a punto de cumplir 85 años) y por aquel entonces vivía en una población de la región de Huancavelica, en el centro del país andino.

Unos meses antes de dar a luz la niña, el padre de la pequeña Lina notó como a su hija le crecía el vientre según iban pasando las semanas, motivo por el que la llevó frente a un curandero local y éste, creyendo que se trataba de algún tipo de tumor, recomendó a Tiburcio Medina (progenitor de la pequeña) que se desplazaran hasta la localidad de Pisco donde podría ser atendida por algún médico especialista.

Tras ser visitada el doctor Gerardo Lozada comprobó sorprendido que la pequeña no padecía tumor alguno, sino que todos los síntomas que presentaba era de estar embarazada. Con ella se trasladó hasta el hospital de Lima y allí la examinaron e hicieron todo tipo de pruebas, confirmando el diagnóstico del doctor Lozada que fue quien la atendió hasta el momento del parto.

Dio a luz el mencionado 14 de mayo de 1939 cuando Lina contaba con 5 años, 7 meses y 21 días de edad, por lo que cuando quedó embarazada tan solo tendría 4 años y 8 meses, algo inaudito.

Inicialmente, las autoridades limeñas arrestaron a Tiburcio Medina bajo la sospecha de haber abusado sexualmente de su hija, pero al cabo de unos días y a falta de pruebas concluyentes lo dejaron en libertad.

Nunca se supo quién fue el responsable del abuso sexual a la pequeña, pero la incógnita de que una niña de tan solo cinco años diera a luz un bebé hizo que algunas personas aprovecharan la ocasión para ganar dinero a costa de la noticia y aseguraban que había sido una Obra Divina, tal y como los Evangelios explicaban que le ocurrió a la Virgen María.

Lina Medina presentaba un desarrollo inusual, ya que a los pocos meses de vida empezó a menstruar y por las pruebas que le realizaron comprobaron que se había desarrollado como mujer siendo muy pequeña.

El hijo al que dio a luz fue bautizado con el nombre de Gerardo, en honor al médico que la atendió, y durante los primeros años de vida del niño se le dijo que Lina era su hermana y no su madre, pero a los diez años se enteró.

La familia Medina recibió todo tipo de ofertas (sobre todo de Estados Unidos) para hacerle reportajes, rodar películas y documentales, entrevistarla, llevar a Lina junto al pequeño Gerardo de gira por teatros… pero las autoridades peruanas se negaron a que se exhibiera como si fuese una artista de circo (era una familia humilde y sin estudios, por lo que hubiesen sido engañados y manipulados fácilmente).

Esa intervención por parte de las autoridades hizo que los Medina no recibieran dinero alguno y motivó que siguieran viviendo en el umbral de la pobreza.

Durante varias décadas la historia de Lina Medina quedó en el olvido y hacia finales del siglo XX, ya con la Era de Internet, empezó a conocerse su relato. Se localizó a Lina, quien ya era una mujer adulta y se supo que su hijo Gerardo había fallecido en 1979 (a los 40 años de edad).

En 2002 se publicó un libro sobre la historia de Lina Medina, la madre más joven de la que se tienen noticias y gracias a ello se conoció que estaba pasando por dificultades económicas, consiguiéndose que el Estado le concediera una pensión vitalicia.

Actualmente Lina todavía vive, tiene 84 años y reside junto a su esposo Raúl, con quien se casó en 1970, teniendo dos años después un hijo llamado como el padre que actualmente tiene 45 años de edad.

Por Alfred López, Yahoo Noticias

Compatir