Ud. está aquí: Deportes Football Jueza anula sentencia de exjugador de la NFL, Aaron Hernández

Jueza anula sentencia de exjugador de la NFL, Aaron Hernández

E-mail Imprimir PDF
aaron

FALL RIVER, Massachusetts, EE.UU. (AP) — Una jueza anuló el martes el fallo de culpabilidad por homicidio dictado contra el exjugador de la NFL Aaron Hernández en 2013, al determinar que esa decisión es coherente con la jurisprudencia observada desde hace años en casos de acusados que mueren antes de que se atiendan sus recursos de apelación.

La jueza de la corte superior del condado de Bristol, E. Susan Garsh, indicó que estaba obligada a cumplir con el precedente del caso, ordenando que el veredicto de culpabilidad

dictado a Hernández por homicidio premeditado e intencional se revocara. Hernández, hallado culpable de matar a Odin Lloyd, jugador de una liga menor de fútbol americano, se suicidó el mes pasado en la prisión donde purgaba una cadena perpetua.

Ursula Ward, madre de Lloyd, trató de contener las lágrimas al escuchar el fallo revocatorio el martes, y dijo que su familia siempre considerará culpable al ex tight end de los Patriots de Nueva Inglaterra.

“En nuestro registro, él es culpable y siempre lo será”, manifestó Ward en una conferencia de prensa.

Los fiscales dijeron que apelarán el fallo ante la Corte Judicial Suprema de Massachusetts.

De acuerdo con los abogados de Hernández, ese tribunal superior siempre ha aplicado la doctrina de jurisprudencia, “sin excepción”, incluso en los casos de suicidio. Argumentaron que el fallo de culpabilidad no se consideraba definitivo, porque la apelación automática a la que tenía derecho Hernández no se atendió.

El fiscal Patrick Bomberg dijo que el suicidio de Hernández representó un “acto calculado”. Citó un reporte emitido la semana pasada por el Departamento Correccional, según el cual, Hernández dijo a otro reo que había escuchado el “rumor” de que si alguien moría en prisión mientras se daba cauce a su apelación, quedaba exonerado.

Garsh consideró en cambio que podría haber razones “complejas y múltiples” para que Hernández se hubiera suicidado cinco días después de que se le halló inocente por otros dos homicidios ocurridos en 2012. La jueza citó un reporte de funcionarios carcelarios, de acuerdo con el cual, algunos reos escucharon una especulación hecha en la radio acerca de si Hernández era gay.

Además, algún “desequilibrio mental” de Hernández quedó tal vez de manifiesto en el mensaje suicida dejado a su prometida. En dicho mensaje, el reo afirmó que su muerte era parte de “un plan del ser supremo y todopoderoso”, no suya.

La madre de Lloyd ha presentado una demanda contra Hernández. Douglas Sheff, abogado de la mujer, consideró que esa demanda civil por la muerte difícilmente será desestimada por el hecho de que se haya anulado el fallo penal.

Un abogado del caso penal presentó el mes pasado una serie de documentos ante la corte, y señaló que la herencia que dejaría Hernández es nula.

Sheff opinó que los únicos activos identificables son la casa de Hernández, valuada en 1,3 millones de dólares, así como un vehículo Hummer. Sin embargo, destacó que una parte del mensaje dejado por Hernández a su prometida afirmaba: “Eres rica”.

“No sabemos a qué se refiere. Nos gustaría averiguarlo”, comentó.

Representantes de los Patriots, la NFL y el sindicato de jugadores se negaron a emitir declaraciones sobre si el equipo debe cumplir todavía con obligaciones financieras ante Hernández o sus herederos.

John Thompson, abogado de Hernández para la apelación, dijo ante la prensa que todavía resulta incierto el motivo por el que su cliente se mató. Thompson afirmó que ha consultado cartas recientes en las que Hernández dijo que estaba interesado en apelar el fallo de culpabilidad.

José Báez, el abogado principal de Hernández en el juicio por doble homicidio, ha prometido investigar de manera independiente la muerte de su cliente.

En un reporte de investigación, la policía estatal indicó que, el 19 de abril, se encontró a Hernández desnudo y colgado de una sábana atada a los barrotes de la ventana de su celda. Con cartón, se había atascado la puerta corrediza de la celda, y alguien derramó champú en el piso para tornarlo resbaloso.

Una autopsia del forense estatal determinó que la causa del deceso fue asfixia por ahorcamiento. El documento hace mención a un suicidio.

Hernández, de ascendencia puertorriqueña, creció en Bristol, Connecticut. Se le consideró un astro incipiente durante sus tres primeras temporadas con los Patriots, que lo dieron de baja tras su arresto por la muerte de Lloyd.

Thomas Quinn III, fiscal de distrito del condado de Bristol, consideró el martes “arcaica” la jurisprudencia que derivó en la anulación del fallo.

“Pese al trágico final de la vida de Aaron Hernández, él no debe cosechar los beneficios legales de una regla anticuada”, dijo.

Compatir